Si quieres ir rápido

Actualizado: 3 ene 2021

En 1998, azotó al Caribe el huracán Georges. En Puerto Rico hubo muchos daños. También en la República Dominicana y en Haití. Recuerdo que era profesora en el RUM y estaba extrañada porque todo el mundo se concentraba en ayudar a la República Dominicana y casi nadie hablaba de Haití. Además de que me unen lazos de amor a Haití había leído en algún lugar que había una escasez muy grande de arroz y que las personas tenían hambre. Se me ocurrió que podía hacer algo con nuestros estudiantes y les pedí que cada uno me trajera una bolsa de arroz. Estaba segura de que no era un gran gasto para ellos y que sería una buena manera de llamar su atención sobre el país del que no se habla tanto.

Recuerdo con emoción que se me unió mi amiga y para aquel entonces, compañera de oficina, Elsa R. Arroyo y mi ex estudiante y luego colega, Milagritos González. Aquel movimiento fue imparable. Pronto teníamos tantas y tantas bolsas que no encontramos qué hacernos con ellas. Pedí permiso en mi Departamento de Estudios Hispánicos para almacenarlas y su director, en aquel momento, me lo negó. Esa sola instancia de mezquindad ☹ no nos amilanó ni a Elsa ni a mí😊. Convertimos nuestra minúscula oficina en un almacén improvisado donde cupieron todas las bolsas que nuestro estudiantado súper generoso nos traía día tras día.


Nos lanzamos a eso sin tener idea de a lo que entrábamos ni tampoco ciencia cierta de lo que implicaba llevar eso a destino seguro. Teníamos par de contactos, pero no con medios para la cantidad de bolsas que fuimos almacenando. El movimiento atrajo buenas compañías. Pronto la intervención de Milagritos González, Josean Frontera y Jorge Iván Vélez Arocho (en ese momento Rector del Recinto Universitario de Mayagüez) nos resolvieron el problema del transporte. Cadenas de estudiantes metieron todas esas bolsas en la guagua. Y el chofer de Servicios Generales del RUM lo entregó en el colegio de La Inmaculada de Santurce, donde Sor Ileana Silva, la incansable Procuradora de los haitianxs, se haría cargo de ponerlo en ruta a Haití.

Logramos acumular ¡UNA TONELADA DE ARROZ! Muchas alegrías me dieron a lo largo de mi carrera los y las estudiantes del Recinto, pero ésa es de las más grandes que me dieron y de las que más orgullo me dio. ¡¡La cadena de solidaridad y acompañamiento que se logró gracias a las amigas profesoras, al chofer de Servicios Generales y a la administración del RUM fue a la vez lo que nos llevó tan lejos a todxs lxs que nos unimos!!


Si quieres ir rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado (proverbio massai, Kenya)



38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo